domingo, 4 de septiembre de 2011

De Marian RESEÑA: Charnay, Roland (1994), Capítulo III Aprender por medio de la resolución de problemas en Didáctica de Matemáticas, Aportes y Reflexiones, Paidós, Bs. As.

Charnay, Roland (1994), Capítulo III Aprender por medio de la resolución de problemas en Didáctica de Matemáticas, Aportes y Reflexiones, Paidós, Bs. As.

En este texto, Charnay habla en primera instancia del surgimiento de la Matemática como respuesta a ciertas preguntas de diversa índole que han sido traducidas como problemas.  Luego, destaca la relevancia de construir un sentido para el alumno en la enseñanza de la Matemática, es decir genera un aprendizaje que sea significativo. Por esto, plantea la necesidad de la elección de una estrategia de enseñanza por parte del docente. A partir de allí menciona, de acuerdo a distintas concepciones de los procesos de enseñanza y aprendizaje, tres diferentes modelos, a saber: un modelo normativo, centrado en el contenido, entendido como el arte de hacer pasar un saber; un modelo incitativo, centrado en el alumno, donde lo principal son los intereses y motivaciones del alumno y un modelo aproximativo, centrado en la construcción del saber por parte del alumno, donde la resolución de problemas se constituye en fuente, lugar y criterio de la construcción del saber. Cabe destacar que este último es el modelo propuesto por el autor como más adecuado para la enseñanza de la Matemática.
El autor subraya entonces la importancia de proveer un verdadero problema por resolver a los alumnos para la construcción del saber, problema que debe permitir la utilización de conocimientos previos pero así también ofrecer una resistencia suficiente para llevar al niño a generar nuevas estrategias de resolución, donde la interacción social es un elemento favorecedor del aprendizaje.

Citas:
“Uno de los objetivos esenciales de la enseñanza de la matemática es precisamente que lo que se ha enseñado esté cargado de significado, tenga sentido para el alumno.”
“La cuestión central de la enseñanza de la Matemática es entonces: ¿cómo hacer para que los conocimientos enseñados tengan sentido para el alumno?”
“Sólo hay aprendizaje cuando el alumno percibe un problema para resolver… es decir cuando reconocer el nuevo conocimiento como medio de respuesta a una pregunta.”
“La interacción social es un elemento importante en el aprendizaje. Se trata tanto de las relaciones maestro-alumnos, puestas en marcha en las actividades de formulación (decir, describir, expresar), de prueba (convencer, cuestionar) o de cooperación (ayuda, trabajo cooperativo.”
“Una precisión ante todo: el término problema utilizado aquí no se reduce a la situación propuesta (enunciado-problema). Se define más bien como una terna: situación-alumno-entorno. Sólo hay problema si el alumno percibe una dificultad: una determinada situación que “hace problema” par aun determinado alumno puede ser inmediatamente resuelta por otro (y entonces no será percibida por este último como un problema). Hay, entonces, una idea de obstáculo a superar.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada